domingo, 11 de mayo de 2008

EL TIC CF AFRONTA EL FINAL DE LIGA CON INCERTIDUMBRE.


Crónica de nuestro corresponsal JMLJ

La temporada 07-08 está siendo pródiga en acontecimientos de todo tipo que afectan al equipo TIC CF. El arranque de Liga empezó con la decisión de Bracho de colgar las botas tras cuatro temporadas al frente del equipo. El mítico jugador, que ha llevado al club a lo más alto de la clasificación, anunciaba su retirada del terreno de juego. No obstante, el internacional argentino mantiene intacta su pasión por el fútbol y no descarta su vuelta al banquillo. Enseguida, la junta directiva tuvo que echar mano del mercado de fichajes. Descartado Beckham, tuvo que confor- marse con un tal López, defensa central de larga zancada que va bien por alto, aunque tiene poco olfato de gol. En su debut se le vio algo inseguro pero, arropado por sus compañeros, está cogiendo confianza y ya va soltándose el pelo.



El brazalete de capitán lo luce este año Pacheco, que está realizando una campaña magnífica, aunque agotadora. Gran organizadora en el mediocampo, en poco tiempo se ha convertido en el cerebro del equipo. Reparte muy bien el juego, tiene muchos recursos, que actualiza semanal- mente para que sus compañeros aprovechen las guardias. También destaca por su entrega: sube y baja continuamente y no da un balón por perdido. En la banda derecha, Jesusinho. Un crack del fútbol. Dotado de una enorme técnica, es el referente del conjunto cuando sus compañeros no saben qué hacer con el balón. Jesusinho regatea, busca el hueco y... monta un servidor. Se desenvuelve muy bien en el área, tiene instinto de gol y es firme candidato a la selección española.


Y arriba, en la delantera, la Niña Álvarez. Una jugadora con carácter que no deja a nadie indiferente. A veces puede resultar polémica, pero sus entradas son limpias y siempre va buscando el juego colectivo. Es la que organiza el vestuario y, cuando menos te lo esperas, con el apoyo de la afición, monta un zafarrancho que pone patas arriba el estadio.


En cuanto a las incidencias, un largo rosario de caídas, lesiones y errores arbitrales están llevando a una crisis de resultados. Lo resume claramente Víctor, el fisioterapeuta de la cantera, que conoce el campo como la palma de su mano: "El equipo falla demasiado. El diferencial, cada vez que salta, nos deja en fuera de juego. La Iberbanda está lentísima y el cortafuegos es un coladero". A este panorama se añaden las continuas faltas del switch que lleva acumuladas un sinfín de tarjetas amarillas y varias expulsiones que han obligado a suspender los partidos. Con este panorama, el entrenador local, Bedmar Schuster, defiende a sus jugadores: "El equipo está jugando bien, pero la pelota no quiere entrar". El técnico plantea una estrategia al ataque: "Presión en todo el campo, hay que pelear todos los balones". Tras su reciente visita a la Federación, donde abordó los próximos partidos, el míster se muestra firme: "Necesitamos más refuerzos. No se pueden tirar balones fuera, ni dejar que nos metan más goles.


¡Vamos a por la

Champions!".